Buscar
  • TerraIncognita

Remi Queral y Adja Radinja se llevan la Ultra Sierra Nevada 2016


El ganador invirtió casi trece horas en hacer los 103 kilómetros de recorrido

El castellonense Remi Queral (Race Land) se impuso hoy en la III Ultra Sierra Nevada tras invertir 12 horas, 52 minutos 8 segundos en los 103 kilómetros recorrido, y más de 6.000 metros de desnivel positivo, entre Granada y Sierra Nevada, en una de las carreras más duras del circuito nacional al superar en los tramos finales del recorrido los 3.000 metros en los tramos finales.

Con su vitoria en la estación de esquí y montaña de Sierra Nevada, Queral pasa a dominar la Spain Ultra Cup, con dos triunfos y un segundo puesto en las cuatro carreras del circuito español de ultras de montaña, que hasta ahora lideraba Sebastián Saéz, quien no tomó la salida en Granada.

En una prueba en la que los corredores transitan de noche, ayudados por frontales, la seis primeras horas de un sinuoso recorrido por las montañas que preceden a Sierra Nevada, Queral se marchó pronto en cabeza con un grupo que por momentos llegó a dominio el escocés Csey Morgan, un correo profesional de elite mundial.

Ambos se quedaron solos en cabeza cuando amaneció el sábado en el valle del rio Genil, entre Guéjar Sierra y Sierra Nevada, seguidos muy de cerca por el canario Alejandro Fraguela. Al llegar a Pradollano, ya por encima de los 2.000 metros y con más de 90 kilómetros en la pistas, Remi Queral tomó el mandó.

El castellonense empezó a acelerar el ritmo en la pista de El Río, siguiendo el trazado del Kilómetro Vertical, una explosiva subida de 5 kilómetros lineales y 1000 metros de desnivel positivo de subida constante que la estación habilita en verano para aficionados a las carreras por montaña y campeonatos oficiales de la disciplina.

“La altitud me está matando”, dijo Morgan al aproximarse a los 3.000 metros, momento en que Remi Queral aumentó su ventaja y Alejandro Fraguela le dio caza para dejar al escocés tercer en la bajada desde las inmediaciones del Veleta y Pradollano donde estaba situada la línea de meta.

Queral, que entró emocionado en la meta de la mano de su padre dedicándole el triunfo a su madre fallecida, subrayó “la dureza de la carrera. La salida, el ambiente urbano, el trayecto por la Alhambra, es algo bestial; a partir de ahí es un sube y baja constante, sin un plano, pero es espectacular, sobre todo coronar la cima del Veleta que es lo máximo”.